A las suecas les gusta el clima español

Pocos podrán discutir que este año está dejando un tiempo muy desapacible en España. Sobre todo en el ámbito económico. Sin embargo, las empresas suecas, quizás más preparadas para esas inclemencias atmosféricas de manera natural, son optimistas respecto a la mejoría del hasta ahora más que riguroso clima empresarial español. Y es que, en vista de los recientes datos de inversión extranjera en España, que el ministro de Economía Luis de Guindos cifró en 19.400 millones de euros para los primeros ocho meses del año (duplicando la registrada en 2012 para el mismo periodo), hay indicios de que la situación macroeconómica parece que empieza a mostrar algunos síntomas de estabilización.

En esa dirección apunta también un sondeo realizado por la consultora Qualimetrie para la Cámara de Comercio Hispano Sueca (en colaboración con la Embajada de Suecia y Business Sweden) a 70 directivos de empresas suecas establecidas en España, entre ellas multinacionales de tanto calibre como Ikea, Ericsson, Scania, SAS o Securitas. El balance de la consulta sobre cómo ven al país en cuestiones económicas, reforma laboral o aspectos de localización indica que el 57% de las compañías suecas encuestadas cree que la situación económica española mejorará, aunque casi todas ellas (el 98%) tengan una percepción mala o muy mala de la coyuntura actual. Y es más, el 50% cree que la mejoría será una realidad en el año próximo.

Jesús Rubiera, director de Información y Estrategia de Invest in Spain (que ahora forma parte del ICEX), recuerda que Suecia ocupa el nada desdeñable decimoquinto puesto en volumen de inversiones en España (¡y el cuarto entre los países europeos!). También destaca que lo que valoran del país las más de 550 empresas o filiales suecas ya establecidas aquí, además de su apertura a esas inversiones extranjeras, son sus “envidiables” infraestructuras y su posición estratégica, con un gran atractivo como base de operaciones para Latinoamérica, África y Oriente Medio. De hecho, según esta encuesta, el 65% de las empresas participantes opina que sus sedes principales volverían a elegir España como lugar de inversión en caso de que todavía no lo hubiesen hecho.

En ese mismo sondeo se les pregunta sobre cuáles son sus proyecciones en lo que respecta a su propio sector de actividad. Y algunos rayos de sol parecen colarse entre las grises nubes que aún cubren el horizonte económico español. Más de la mitad de las compañías consultadas (el 54%) creen que su sector mejorará, y seis de cada 10 que lo harán sus ventas. Ese es el motivo por el cual el 54% de ellas no considera que su plantilla tenga que verse mermada, mientras que el 20%está incluso pensando en aumentarla. El encargado de presentar los resultados del escrutinio empresarial en un acto en la embajada, Jesús Martínez de Rioja, consultor de comunicación y exdirector de Expansión, apuesta por que los datos serían “muy parecidos si se tratase de las valoraciones de empresarios de otros países” y opina que los directivos suecos “creen en España” y esa es “una lección que los [empresarios] españoles deberían aprender”.

Mejorar la marca país

Aunque de conclusiones positivas (seis de cada 10 empresas suecas están satisfechas con los resultados de su actividad en España), el estudio constituye un toque de atención al Gobierno, que concreta la embajadora de Suecia en España, Cecilia Julin, al recordar que la mejora de la percepción foránea de la marca país “se basa en el conocimiento por parte de los Estados de los deseos de las empresas extranjeras para emprender negocios y realizar inversiones” en el territorio nacional.

En caso contrario, como destaca Luis Salvaterra, director ejecutivo para España y Portugal de la empresa sueca Intrum Justitia, se corre el riesgo de sufrir “una fractura entre los países del Norte y del Sur de Europa, cuya brecha se agranda cada año más”. Sin embargo, a tenor de los datos de esta encuesta, las empresas suecas siguen confiando en que el frio viento del norte disipe las nubes tormentosas que aún cubren el cielo económico español.

Una posición internacional más competitiva

La peor valoración del estudio se la lleva el trabajo que viene realizando el Ejecutivo de Mariano Rajoy, que el 57% de las empresas suecas juzga como malo o muy malo, y cuyas reformas solo el 35% de ellas cree que surtirán efecto. La Reforma Laboral, por ejemplo, solo la consideran satisfactoria la mitad de las compañías consultadas.

A pesar de ello, siete de cada 10 estiman que esta es una medida que les beneficia, aunque esa misma proporción duda que vaya a afectar a la gestión que ya realizan de su personal. Jaime Huidobro, gerente general de la división de Técnica de la Construcción y Minería de la sueca Atlas Copco SAE, una empresa con cerca de 140 años de experiencia en el país, lamenta que los cambios que la ley propone hayan llegado cuando la mayoría de ellas ya habían tomado medidas al respecto: “Ahora no tiene ya sentido para nosotros”, resume.

Sin embargo, seis de cada 10 firmas no vacilan en estimar que el remozado marco laboral otorga a España una nueva posición internacional más competitiva, al consolidar la tendencia de la reducción de los costes laborales como palanca para la entrada de inversión extranjera en el país. Pero no es este el punto más positivo que convence a estas compañías para invertir en España. El estudio revela que el factor que las empresas encuestadas valoran por encima de cualquier otro para su desarrollo en el país (el 50% de ellas así lo cree) es la alta cualificación de los empleados que contratan.

Cecilia Julin, embajadora de Suecia en España

“España no es solo un destino turístico”

cejuFoto: Gobierno Sueco

Lleva al frente de la Embajada de Suecia en España desde 2011, aunque una carrera diplomática de cerca de 30 años le ha llevado a países como Perú, Israel, EE UU o Eslovaquia. Economista de formación y con gran experiencia en relaciones comerciales, tiene claro que el vínculo entre ambos países va mucho más allá del estereotipo de visitante nórdico que busca en España sol, buen clima y excelentes playas.

¿Cómo se contempla a España desde Suecia desde un punto de vista empresarial?

España es la quinta economía de la Unión Europea y es de gran interés para Suecia. Vemos al país no solamente como un gran destino para el turismo sueco, sino también como un mercado interesante y buen emplazamiento para la inversión empresarial a largo plazo. Desde hace ya bastante tiempo, casi todas las grandes empresas suecas tienen sede o filial en España. Por poner algún ejemplo, Ikea tiene un programa de inversión muy ambicioso y Ericsson está apostando por la I+D aquí.

En un sentido de organización económica, ¿qué puede compartir Suecia con España?

Existe un gran interés en las reformas que se están llevando a cabo ahora en España y creo que Suecia puede aportar sus “best practices” en áreas como educación, servicios de salud, creatividad, emprendimiento, transparencia, sostenibilidad y otros muchos campos.

Y en sentido inverso, ¿cuáles son las oportunidades de negocio para las empresas españolas en Suecia?

¡También hay amplias oportunidades para las empresas españolas en Suecia! La economía sueca va muy bien, con un PIB que no para de crecer. Tenemos intención de invertir en mejorar nuestras infraestructuras, y no podemos olvidar que Suecia se localiza en el centro del mercado nórdico-báltico, en el que hay unos cien millones de consumidores potenciales. ¡Y estamos listos para hacer negocios!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s